La Diputación financiará el coste de locales para que el Banco de Alimentos disponga de más espacio para desarrollar su labor

La solidaridad de los jiennenses en estos tiempos de crisis continúa siendo enorme, como lo demuestra el hecho de que en la última campaña de recogida de productos impulsada por el Banco de Alimentos se han superado los 300.000 kilos. Esta circunstancia ha provocado que las instalaciones donde se almacenan estos alimentos, antes de ser repartidos entre distintas asociaciones, colectivos

y parroquias de la provincia, se hayan quedado pequeñas, como ha podido comprobar esta mañana el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, quien ha recorrido junto al presidente de esta Fundación, Diego Valero, la nave que esta entidad posee en la capital jiennense. Tras esta visita, Reyes ha mostrado su compromiso para “articular una fórmula de colaboración con el Banco de Alimentos que pase por financiar el alquiler de naves que les permita desarrollar su tarea en mejores condiciones, no solamente para los voluntarios que trabajan aquí sino también para que los alimentos lleguen a las familias a través de las asociaciones”.

El presidente de la Diputación ha valorado, “en un momento de dificultad como el que se está viviendo, donde son muchos los ciudadanos que tienen problemas para poder comer, la labor que está desarrollando la Fundación Banco de Alimentos, que es merecedora de reconocimiento porque los que están aquí lo hacen de manera voluntaria y altruista, no lo hacen para que se les reconozca, porque su principal reconocimiento es ver que resuelven problemas en un momento difícil y complicado como el actual”. Francisco Reyes ha conocido in situ las instalaciones donde esta asociación desarrolla su trabajo, “que se han quedado pequeñas porque ha habido una importante respuesta de la ciudadanía de Jaén, que es tremendamente solidaria en un momento como éste y se les han quedado cortas para albergar todo lo recogido”, de ahí que haya expresado su voluntad de colaborar para que estos voluntarios puedan alquilar otros locales donde puedan realizar su trabajo de mejor manera.

“En un momento tan difícil como éste –ha insistido Reyes–, la labor de la sociedad es fundamental porque complementa aquellos sitios a los que las administraciones no podemos llegar”. En esta línea, ha dicho, “creo que su trabajo es una llamada de atención a las instituciones, que somos las que tenemos la responsabilidad de dar respuesta a las necesidades de los ciudadanos”. El presidente de la Diputación ha finalizado destacando de nuevo “la labor que hace el Banco de Alimentos, como también la que realizan otro tipo de asociaciones y colectivos, que es un espejo donde deberíamos reflejarnos con más nitidez y claridad quienes estamos al frente de las instituciones”. Por ello, ha concluido, “quiero reconocer el trabajo que están haciendo en una provincia como la nuestra, que está viviendo una situación más complicada que el resto, porque a la crisis que estamos padeciendo en toda España se suma una campaña de aceituna muy dura que hará que muchos ciudadanos vivan un otoño y un invierno muy difíciles”.

Por su parte, Diego Valero ha constatado la “avalancha de familias que piden ayudas a las entidades que colaboran con nosotros en el reparto de alimentos”, para lo cuál ha aportado un dato ilustrativo: “mientras en 2010 hablábamos de 15 ó 20.000 personas, ya vamos por 35.000 y tenemos listas de espera que no podemos atender”. Para paliar esta situación, el presidente de la Fundación Banco de Alimentos ha expresado su deseo de que “a principios de año, con nuevos recursos que tengamos y aprovechando al máximo las infraestructuras y los medios que poseemos, podremos admitir todas las solicitudes ayudándolas con alimentos, que es lo nuestro”.

“La realidad es que la demanda se está disparando, no hemos conocido nunca una situación como ésta y no sabemos cuándo va a parar”, ha reiterado Valero, quien ha explicado que en la Fundación colaboran “voluntarios jubilados y prejubilados, que ponemos nuestro granito de arena para que esas familias no pasen hambre”. Para ello es fundamental “la solidaridad de los jiennenses, que es increíble, porque con nuestra última campaña hemos superado nuestras expectativas, que eran altas, 250.000 kilos, y ya estamos en 300.000 en dos días, lo que nos asegura que ningún jiennense se quede sin comer al menos un par de meses”.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies