Las excavaciones realizadas en el castillo de Lopera aportan nuevos datos históricos sobre esta localidad

El Ayuntamiento de Lopera está llevando a cabo un proyecto de restauración y consolidación del castillo de este municipio en el que se están realizando excavaciones arqueológicas que han aportado nuevos datos sobre la historia de esta localidad. La diputada de Empleo, Promoción y Turismo, Ángeles Férriz, la alcaldesa de Lopera, Isabel Uceda, y la delegada de Cultura de

la Junta, Mercedes Valenzuela, han realizado una visita a este espacio fortificado, incluido en la Ruta de los Castillos y las Batallas, para conocer los resultados de los trabajos de excavación que se están realizado en las primeras fases de esta actuación bajo la dirección del arqueólogo y vicerrector de Docencia y Profesorado de la Universidad de Jaén, Juan Carlos Castillo. Esta intervención cuenta con una inversión superior a los 1,2 millones de euros, de los que Diputación aporta más de 247.000 euros.

Este Castillo-Palacio de Lopera, al que se suma el edificio de la Tercia, ubicado en sus cercanías, constituye una pieza arquitectónica de gran valor para el patrimonio histórico de la zona del Alto Guadalquivir. Este trabajo de excavación, que aún se encuentra en marcha, forma parte de los trabajos históricos previos e imprescindibles para abordar la restauración del conjunto fortificado, una labor que comenzó en 2005 en el marco del Plan de Competitividad de la Ruta de los Castillos y las Batallas con la elaboración de varios estudios y la redacción del proyecto, así como la ejecución de algunas obras de emergencia. A través de estas investigaciones se están conociendo con mayor profundidad las diferentes etapas por las que ha ido pasando la construcción de esta fortaleza, situada sobre un caserío rural de la época almohade. Tras la conquista castellana de la zona, esta posesión pasaría a formar parte de la Orden Militar de Calatrava en el año 1242, que construiría allí una pequeña iglesia rural.

Tras destrucciones y reedificaciones, la estructura fue modificándose hasta constituir un espacio de culto cuya azotea sería utilizada como patio de armas, un aspecto que la convierte en un monumento genuino y único en el entorno de las fortalezas medievales del Alto Guadalquivir. Con el paso de los siglos, se irían sobreedificando otras dependencias, así como una residencia nobiliaria para el comendador de la Orden de Calatrava. Ya en el siglo XX, y siendo el palacio de propiedad privada, se construiría en él una bodega con la que se modificó sustancialmente el conjunto y de la que hoy quedan muchos de los elementos.

La restauración de este espacio pasará a engrosar las múltiples actuaciones que se han llevado a cabo en los últimos años para la adecuación y puesta en valor de la Ruta de los Castillos y las Batallas. Este itinerario, que comienza en Ciudad Real y concluye en Granada, une de norte a sur 17 localidades jiennenses: Santa Elena, La Carolina, Vilches, Linares, Baños de la Encina, Bailén, Andújar, Arjonilla, Arjona, Lopera, Porcuna, Torredelcampo, Jaén, Torredonjimeno, Martos, Alcaudete y Alcalá la Real.
 

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies